Thursday, October 1, 2009

Alborch defiende la necesidad de reflexionar sobre el Cabanyal al pensamiento único, la cerrazón y el dogmatismo del Partido Popular

González Móstoles: “El objetivo de las jornadas es revitalizar el barrio, reflexionar, escuchar los expertos y poner de relieve la innecesariedad de la intervención. Si hace sesenta años fue posible evitar la construcción de una autovía sobre Lower Manhattam, también es posible ahora detener la prolongación de Blasco Ibáñez”

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Carmen Alborch, defendió hoy la necesidad de reflexionar sobre el Cabanyal “frente al pensamiento único, la cerrazón y el dogmatismo del Partido Popular”. “No nos extraña que en el PP haya ese pensamiento único. Que piensen que sólo existe una vía para llegar al mar, que se salten el Cabanyal como si no perteneciese a la ciudad”, afirmó hoy la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch, durante la inauguración de Taller Cabanyal, las jornadas organizadas por el Grupo Municipal Socialista en las que, durante los próximos tres días, arquitectos, urbanistas, geógrafos y juristas reflexionarán sobre el futuro del Cabanyal-Canyamelar. La representante socialista realizó dichas declaraciones en relación a las críticas contra las universidades valencianas vertidas ayer por el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau.

Alborch consideró que “la reflexión es la modernidad”, y que el pensamiento “es importantísimo a la hora de planificar una ciudad y de conservar y revitalizar un espacio como el Cabanyal”, pues, además, “no se puede gobernar de espaldas a la ciudadanía”, sino que “hay que implicar a la gente y, por supuesto los expertos”. “¿Y quiénes mejor que las universidades valencianas para participar en ese proceso?”, se preguntó Alborch, quien defendió la importancia de que los políticos y cargos públicos “estén cerca de las universidades, lugares de pensamiento y saber” y lamentó que “Grau y el equipo de gobierno están demasiado lejos”, pues “no valoran ni respetan sus opiniones”.

Intervención inaugural Carmen Alborch

“Nos reúne aquí una ilusión. La ilusión por preservar y revitalizar El Cabanyal. Un barrio que es patrimonio de quienes en él viven o han vivido, pero también un barrio que es patrimonio de todos los valencianos y valencianas, porque representa un hecho identitario que vincula a los habitantes de la ciudad de Valencia con el mar. Un barrio que es único pero que dejará de ser lo que es si se perpetra el proyecto municipal que sobre él pesa como una losa. Valencia se resentirá si ese proyecto se lleva finalmente a cabo”, afirmó Alborch en su discurso inaugural.

La portavoz socialista se refirió también a la existencia desde hace años de posiciones encontradas respecto al Cabanyal. “Los enfrentamientos provienen más de la actitud del equipo de gobierno que de las otras partes. Desde luego, no vienen de Salvem el Cabanyal, un ejemplo de plataforma cívica y vecinal, sino de la postura rígida del gobierno del PP, que no ha conversado ni debatido”, consideró la representante socialista.

“Los socialistas de la ciudad de Valencia siempre hemos defendido el debate y el consenso para lograr la revitalización del barrio mediante su rehabilitación. Es la misma posición en que se han situado los colectivos más comprometidos con la vida cotidiana del barrio y con el bienestar y el porvenir de sus gentes. Pero, mientras tanto, hemos asistido con indignación a la progresiva degradación de El Cabanyal y hemos denunciado una situación que responde a los intereses de quienes pretenden ofrecer como única solución a esa degradación, desde arriba consentida, la prolongación de una avenida que desintegra el barrio, sentencia a muerte su singularidad y destruye buena parte del patrimonio que sobrevive al deterioro”, afirmó la representante socialista.

Alborch explicó que las jornadas pretenden la revitalización de ese otro centro histórico de Valencia que es el centro histórico marítimo y que debe formar parte del futuro desarrollo urbano de la ciudad por encima de cualquier interés inmobiliario. Además, “tenemos que tener presente que la destrucción ha causado pena y desasosiego. Es como si hubiera especial empeño en destruir algo que es simbólico y forma parte de nuestra memoria”.

“No es un ejercicio nostalgia. Este viaje al pasado es estar en el presente y proyectar al futuro. Defendemos la modernidad y rechazamos el empeño anticuado de convertir el Cabanyal en un espacio urbano intrascendente y banal. Estamos comprometidos con el Cabanyal y consideramos el barrio un referente de una manera de entender y construir la ciudad que queremos. Lo consideramos un símbolo de un modelo de ciudad que conserva su identidad y a la vez se proyecta hacia el futuro”, afirmó.

“Para nosotros, en El Cabanyal se plantea un conflicto en el que está en juego un modelo de ciudad y una manera de entender el desarrollo urbano. Un modelo de ciudad que pone en valor lo que es propio y se preservan las señas de identidad. En el que hay coherencia entre la ciudad que se construye para enseñar y la ciudad que se construye para vivir. Un modelo de ciudad que gestiona la complejidad, comprende la importancia de los problemas globales, y al mismo tiempo transforma el espacio sin eliminar su singularidad”, especificó.

“Un modelo de ciudad en el que el urbanismo responde a las necesidades de los vecinos, de los que viven, trabajan, estudian, consumen, cuidan o disfrutan del merecido tiempo de ocio. Un modelo de ciudad donde la planificación es participada, compartida y consensuada. Donde la ciudadanía puede hacer suyo un proyecto porque lo considera parte de su identidad y su idea de un futuro mejor. Un modelo de ciudad que no expulsa a la población del territorio y que además atrae el talento. Un modelo de ciudad, en definitiva, que define sus objetivos estratégicos de forma transparente y que crece y utiliza sus recursos de manera sostenible”, concluyó la portavoz socialista.

Intervención inaugural Vicente González Móstoles

Por su parte, el concejal del Grupo Municipal Socialista, Vicente González Móstoles, ha explicado en la sesión inaugural de Taller Cabanyal que el objetivo de las jornadas es “revitalizar el barrio, reflexionar, escuchar los expertos y poner de relieve la innecesariedad de la intervención”. “Si hace sesenta años fue posible evitar la construcción de una autovía sobre Lower Manhattan, también es posible ahora detener la prolongación de Blasco Ibáñez”, afirmó el responsable socialista de urbanismo.

El edil se refirió así a la batalla librada hace sesenta años en Nueva York por la teórica de ciudades Jane Jacobs, quien se opuso –y logró evitar- la construcción de una autovía elevada en la parte sur de la isla de Manhattan y que hubiera destruido el barrio de Greenwich Village. “Jacobs se opuso al jefe de planificación urbanística de la ciudad y consiguió que la Lower Manhattan Express Highway no se construyese”, recordó González Móstoles, quien subrayó que la principal diferencia entre dicho proyecto y el de destrucción del Cabanyal es que, a diferencia de entonces, la urbanística contemporánea ya no contempla este tipo de operaciones de prolongación de avenidas y demolición de barrios.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE

El Blog de DuarteEl Blog de Duarte