Wednesday, November 5, 2008

Alborch: “La demolición de la Casa de la Palmera es una muestra de la falta de sensibilidad del Ayuntamiento respecto al patrimonio y las demandas vecinales”

La portavoz socialista y el concejal González Móstoles apuestan por la recuperación del inmueble como equipamiento público

“La demolición de esta casa es una muestra de la falta de sensibilidad del equipo de gobierno respecto al patrimonio y a las demandas vecinales”, consideró hoy la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Carmen Alborch, quien recordó que el inmueble “es un símbolo de la ciudad y forma parte de nuestra memoria”, por lo que la demolición “es absolutamente innecesaria”. “La casa de la Palmera está para rehabilitar, no para destruir”, afirmó tras visitar la zona junto al concejal Vicente González Móstoles.

“Con su ensañamiento con el Cabanyal, el Ayuntamiento demuestra que no tiene amor a nuestra historia, pues ha permitido que el barrio se degrade y ha creado sensación de abandono entre los vecinos”, explicó la representante socialista, que abogó por la “conservación, rehabilitación y revitalización” de la zona.

Alborch consideró que el derribo de la Casa de la Palmera es un símbolo del daño ocasionado al Cabanyal por el proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez y el bulevar San Pedro, que destruye la trama urbana del barrio, y de que mientras el Gobierno propone rehabilitar el Ayuntamiento se empeña en demoler. “Hemos pedido y pedimos que se lleven a cabo las actuaciones positivas recogidas en el plan, como la creación de más de 40 equipamientos, las viviendas de VPP y la rehabilitación de más de medio millar de casas protegidas”, recordó Alborch, quien explicó que, aunque se lleve a cabo la prolongación, la Casa de la Palmera podría permanecer en pie, al quedar justo en un extremo del bulevar San Pedro y poderse integrar en la zona ajardinada prevista justo en el solar de enfrente, según defienden los propios vecinos por ser una imagen histórica del barrio.

El inmueble se encuentra en el número 11 del Bulevar San Pedro, fuera de la zona del barrio declarada Bien de Interés Cultural. La empresa municipal AUMSA lo adquirió hace tres años por 300.000 euros, a 1.100 euros el metro cuadrado. En la actualidad hay en el barrio 136 inmuebles afectados por la expropiación forzosa, de los que el Ayuntamiento ha adquirido el 60%. “Denunciamos el empecinamiento en llevar adelante un proyecto que destruirá la trama histórica del barrio y muchos de sus edificios singulares, especialmente la Lonja de Pescadores, pero también otros de singular belleza arquitectónica como la casa de la Palmera”, concluyó Alborch.

Por su parte, el concejal González Móstoles recordó la calidad arquitectónica del edificio, de un modernismo culto en la línea de las casas de recreo construidas a finales del siglo XIX y principios del XX, y lamentó que la prolongación de Blasco Ibáñez supone una “amenaza de la destrucción de buena parte de la trama urbana”. Asimismo, al igual que Alborch, defendió que “este edificio podría ser recuperado como equipamiento público”.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE

El Blog de DuarteEl Blog de Duarte