Friday, October 2, 2009

“Se puede recuperar el Cabanyal con operaciones sencillas de rehabilitación”

TALLER CABANYAL – SESIÓN 3B: Las propuestas contemporáneas de enlace con el mar

Los profesores de proyectos arquitectónicos de la Universidad Politécnica de Valencia Marilda Azulay Tapiero y Vicente García Martínez recomiendan estar alerta ante las grandes obras urbanísticas, como la prolongación de Blasco Ibáñez, por su gran afección a la ciudad y a la vida de sus ciudadanos y ciudadanas

Es posible recuperar el Cabanyal con operaciones sencillas de rehabilitación, sin necesidad de grandes obras, han considerado los profesores de proyectos arquitectónicos de la Universidad Politécnica de Valencia Marilda Azulay Tapiero y Vicente García Martínez durante su conferencia Las propuestas contemporáneas de enlace con el mar, en el marco de las jornadas Taller Cabanyal, organizadas por el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Valencia. Ambos expertos han expuesto y analizado las propuestas contemporáneas desde cuatro puntos de vista: articulación, unión permeable, integración y rehabilitación.

El profesor de la UPV Vicente García Martínez expresó en su exposición que aunque no hay duda de que los cambios son necesarios, la cuestión es “cómo se llevan a cabo”. Defendió que es necesario actuar con cautela ante grandes transformaciones en una ciudad, ya que “las historias del urbanismo están llenas de casos en las que actuaciones grandes no han sido efectivas”, afirmó. Citó el caso de la avenida del Oeste en Valencia como una muestra del error que supone abrir una avenida a través de una zona ya edificada. “La capacidad de mejora que supone actuaciones tan drásticas en los centros históricos es limitada”, añadió. “Vimos claramente que la operación de apertura al mar atravesando el Cabanyal se iba a generar un problema por destrucción”.

En el asunto de la apertura al mar de Blasco Ibáñez pasando por el Cabanyal, recordó que si se analizan las planificaciones que se han hecho “siempre hay dudas”. Desde hace tiempo se han planteado diversas alternativas y propuestas, algunas sí que plantean una prolongación clara y recta, mientras que otras ofrecen una alternativa con una plaza al final de Blasco Ibáñez que mantiene más o menos la trama actual.

Relacionado con la apertura de Blasco Ibáñez, García Martínez también se refirió a las grandes diferencias entre los poblados marítimos, “los lugares de pescadores, donde se iba a trabajar”, y el resto de la ciudad. “Cuando se habla de ciudad histórica, se habla de dos historias, con formas de vida diferentes y dispares desde el punto de vista urbano”, señaló. El profesor explicó que cuando se produce el crecimiento de una ciudad por expansión, se puede seguir hasta que se encuentra un accidente geográfico, y si esto ocurre, se puede cambiar la forma de crecer. El problema, manifestó, “es cuando se produce un choque entre dos tramas consolidadas”, como es el caso de Valencia, en el que se juntaría la ciudad medieval y sus ensanches con los poblados marítimos. “No es fácil resolver esta conexión”, declaró. A pesar de que no es sencillo, citó ejemplos de problemas parecidos en otras “que se resolvieron de forma sensata y bien”, partiendo de mecanismos “muy sencillos de respeto, articulación entre tramas y una actuación”. Uno de ellos es el caso de Zaragoza. Ya en 1860 se proponía la apertura del Paseo de la Independencia, y para ello se tenía que atravesar la ciudad romana. En 2003 se planteó una reforma de la antigua propuesta. A través de dos calles históricas se reorganizó y revitalizó el centro histórico de forma muy grande. “La vivencia de ese centro histórico, tan diferente de la ciudad romana se ha diluido a través de estas dos calles”, matizó. “Nos damos cuenta de los valores que tiene esa ciudad compacta, pequeña”.

El otro ejemplo que citó fue el de Lisboa, que calificó de “ejemplar”, y donde las actuaciones que se han hecho dentro del área han sido muy sencillas. García Martínez recordó que hay que estar “alerta” ante las intervenciones grandes en la ciudad. Reivindicó el valor de las intervenciones que se hacen “poco a poco, a lo largo del tiempo”, y que funcionan bien, mientras que “los resultados de transformar rápido suelen ser bastante negativos”. El caso de Lisboa, pertenece a la primera categoría. “Hay una secuencia inteligentísima, como hay una magnífica solución urbanística con respeto”. En la ciudad portuguesa, la avenida de la Libertad se prolonga, y da a una plaza que entra en un barrio nuevo y riquísimo. Éste termina en la famosa plaza del Comercio, que se abre al mar.

Remarcó en su intervención que la vitalidad, la transformación y la renovación son temas importantes, y señaló que hay que tener cuidado en la forma de llevar las reformas y la renovación a cabo. Respecto a Cabanyal, recordó que a pesar del tiempo que se lleva reflexionando sobre la cuestión “hay dudas, y acertar en el tratamiento es muy importante. No puede ser un tema de especulación”. Sin embargo, remarcó que se puede “ganar dinero y hacer las cosas bien”. Cabanyal “se puede recuperar con operaciones sencillas de rehabilitación”. Por último, se refirió “no sólo al coste social, también al económico”, y a la difícil viabilidad económica de la operación de apertura de Blasco Ibáñez que se intenta llevar a cabo.

Por su parte, la profesora Marilda Azulay hizo referencia en su intervención a la relación de las personas y su vitalidad con el espacio ocupado, que es “un espacio de y para la experiencia”, además de “propio y con significado”. También habló de la ciudad como un sistema complejo de elementos interrelacionados, en los que un cambio puede tener repercusiones en toda la ciudad, y citó como elementos significativos de Valencia la Ciutat Vella y sus ensanches, Cabanyal y Blasco Ibáñez. En referencia a las personas y la ciudad, Azulay remarcó que todo ciudadano “tiene y experimenta vínculos con partes de la ciudad”, y los medios de expresión, tales como la literatura y el cine contribuyen a ello.

Programa de esta tarde

La jornada se reanudará a 16 horas con la exposición del resultado de talleres celebrados con anterioridad sobre la reestructuración de la zona. El profesor de Urbanística de la UPV Alberto Peñín explicará los resultados de los trabajos del asignatura de Prácticas de Urbanismo del año 2005 y que dio lugar a la publicación Valencia 2008, una copa de oportunidades, en la que se analizaba el frente marítimo de Valencia y se formulaban propuestas estratégicas que intentan resolver problemas de vialidad, morfología urbana, dotación de zonas verdes y equipamientos, de relación con el puerto y con los barrios limítrofes consolidados, etc. Por su parte, el profesor de Proyectos Arquitectónicos de la UPV Luis Francisco Herrero explicará las conclusiones de del taller que dirigieron Oriol Bohigas y Beth Galí en el año 2001 denominado Una mirada sobre El Cabanyal, en el que se plantearon alternativas para propiciar la conexión de la ciudad con el mar, potenciando los valores protegidos del barrio por la declaración de BIC. La sesión concluirá con la exposición, por parte del también profesor de Proyectos Arquitectónicos de la UPV Francisco Miguel Silvestre Navarro, del resultado del Taller tras Siza, celebrado en noviembre de 2008 y en el que se trabajó mediante la reflexión específica acerca de la transversalidad como herramienta fundamental de trabajo, se propuso la división del área de trabajo en tres ámbitos, vinculadas a los 3 problemas generales detectados en el barrio: encuentro de la Avenida de Blasco Ibáñez con la trama del Cabanyal y puesta en valor de los dos sistemas; encuentro del barrio con el Frente Marítimo, y, por último, trabajo del tejido interior del barrio en búsqueda de las herramientas que concilien los dos ámbitos anteriores entre si con la trama y la escala del Cabanyal.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE

El Blog de DuarteEl Blog de Duarte