Friday, October 2, 2009

Tres talleres demuestran la existencia de numerosas alternativas para revitalizar el Cabanyal sin destruirlo

TALLER CABANYAL – SESIÓN 4: Elaboraciones de reestructuración contemporáneas

El profesor de Urbanística de la UPV Manuel Alberto Peñín y los profesores de Proyectos Arquitectónicos Luis Francisco Herrero y Francisco Miguel Silvestre repasan el resultado de talleres contemporáneos sobre la reestructuración del barrio

El profesor de Urbanística de la Universidad Politécnica de Valencia Manuel Alberto Peñín y los profesores de Proyectos Arquitectónicos de la misma institución académica Luis Francisco Herrero y Francisco Miguel Silvestre han repasado esta tarde el resultado de talleres contemporáneos sobre el barrio del Cabanyal en la conferencia Elaboraciones de reestructuración contemporáneas, en el marco de las jornadas Taller Cabanyal, organizadas por el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Valencia.

El profesor de Urbanística de la UPV Alberto Peñín ha explicado los resultados de los trabajos del asignatura de Prácticas de Urbanismo del año 2005 y que dio lugar a la publicación Valencia 2008, una copa de oportunidades, en la que se analizaba el frente marítimo de Valencia y se formulaban propuestas estratégicas que intentan resolver problemas de vialidad, morfología urbana, dotación de zonas verdes y equipamientos, de relación con el puerto y con los barrios limítrofes consolidados, etc.

En el año 2004, Valencia acababa de ser designada como la sede de la Copa América. “La ciudad, ya desde el Plan General de Ordenación Urbana del 88, se estaba moviendo hacia el mar”, y en ese momento la Copa “era una oportunidad para seguir volviendo Valencia al mar, para estructurar el crecimiento de la ciudad y conformar una estrategia territorial”, señaló el profesor. La ciudad de Valencia había tenido un proceso de crecimiento “en mancha de aceite, o radio concéntrico”, pero eso se puede llevar a cabo “hasta cierto punto. Luego hay que buscar alternativas”, puntualizó.

Sobre el crecimiento de la ciudad y su relación con el mar, Peñín comentó varias alternativas al plan de crecimiento a través de los poblados existentes. Una de ellas es articular un eje alrededor de la avenida de Francia como conexión principal de la ciudad y como paseo al mar. Esta propuesta creaba “un nuevo centro fluvial, una nueva urbanidad y una nueva centralidad”. El Grau podría ser un nuevo centro para la ciudad, un lugar que concentre viviendas, hoteles, comercios y oficinas, además de infraestructuras. Este lugar sería accesible y estaría abierto permanentemente. Añadió que la ciudad de Valencia podría tener tres centros: el histórico, el mencionado del Grau y uno en torno a la avenida de las Cortes.

El profesor terminó su intervención defendiendo una estrategia para el urbanismo de Valencia, que en su opinión no puede “seguir creciendo en mancha de aceite, ocupando cada vez más espacio”. Ésta es “una nueva Valencia”, una ciudad “emergente, que precisa una descentralización efectiva”, y ello plantea que algunos barrios “jueguen un papel importante”. Por último, añadió que la nueva ciudad “no puede ser el producto espontáneo de ir haciendo manzana por manzana”.

Por su parte, el profesor de Proyectos Arquitectónicos de la UPV Luis Francisco Herrero ha expuesto las conclusiones de del taller que dirigieron Oriol Bohigas y Beth Galí en el año 2001 denominado Una mirada sobre El Cabanyal, en el que se plantearon alternativas para propiciar la conexión de la ciudad con el mar, potenciando los valores protegidos del barrio por la declaración de BIC.

El taller se realizó en la escuela de arquitectura durante 15 días, y en él participaron un total de 50 personas, 41 de ellas alumnos en equipos. “Pensamos que el taller era oportuno en 2001, tres años después de que se empezara a hablar de la prolongación de Blasco Ibáñez”, explicó Herrero. Para el profesor, el taller era “conveniente”, ya que el plan de prolongar la avenida es “innecesario”, además de “insensible, destructivo y generador de incertidumbres”. El planteamiento surge “de la falsedad de que hay un proyecto centenario de abrir Valencia al mar”, cuando lo que se pretendía “era acercar los ciudadanos al mar, no llegar hasta el mar”, puntualizó. Además, con la incorporación de Cabanyal a la ciudad en 1897, “Valencia ya accede al mar por este barrio, sin ninguna prolongación”, subrayó. La prolongación sería “redundante”, porque pretende algo que la ciudad “consiguió ya”. El ponente defendió que hay que aceptar que el Cabanyal “es Valencia, y es un barrio que tiene sus propios valores”.

En su exposición hizo un repaso por la historia y la evolución del barrio y de sus particularidades. La primera son las casas que son individuales, carecen de manzanas o planificación y tienen una anchura determinada por el tamaño de las parcelas que ocupaban las barracas. Las viviendas de Cabanyal tienen además una relación directa con la calle, y se construyeron con un estilo popular único. Las fachadas tienen un gusto modernista en cuya decoración participa el propio dueño, configurando el aspecto de lo que Herrero llamó “el salón de verano”, por la vida de cara a la calle que los habitantes de esta zona han hecho tradicionalmente en esa estación.

En un decreto de 1993 se reconocía el valor del barrio por su construcción en los huecos que habían dejado las barracas, con la doble orientación este-oeste de las viviendas y sus posibilidades de ventilación y relación directa con la calle. “Creo que esas premisas serían suficientes para la renovación del barrio del Cabanyal, manteniendo su esencia”, defendió el profesor. En contra de la idea de que el barrio está abandonado, Herrero explicó que en el Cabanyal “ha seguido habiendo actividad inmobiliaria”. Aunque se concentran solares y el abandono en algunas zonas, “existen muchas viviendas bien mantenidas, y hay rehabilitaciones integrales y obras de nueva planta”, de las cuales mostró imágenes en la ponencia. Frente al proceso “destructivo” del PEPRI, “los habitantes salen en primavera y pintan, limpian y mantienen las viviendas”. A pesar de ello, el plan municipal transforma la “exquisita distribución” en una “incisión para llegar a una playa de un kilómetro a la que se podría llegar por otro sitio”.

Finalmente, matizó que la afirmación de que el Cabanyal sólo se rehabilitará con la apertura de Blasco Ibáñez “es falsa”, ya que “ampliar la avenida sin ninguna otra medida más bien sumirá el barrio en el olvido”. Herrero defendió que existen ideas que bien manejadas, “se podrían haber convertido en alternativas al plan municipal”. Algunas de las que se barajaron en el taller de 2001 fueron una nueva centralidad para Valencia, buscar el mar por otro lugar, sacar los coches de la calle para recuperar el exterior como un espacio importante, o hacer la prolongación de forma menos agresiva con el barrio.

La sesión ha concluido con la exposición, por parte del también profesor de Proyectos Arquitectónicos de la UPV Francisco Miguel Silvestre Navarro, del resultado del Taller tras Siza, celebrado en noviembre de 2008 y en el que se trabajó mediante la reflexión específica acerca de la transversalidad como herramienta fundamental de trabajo, se propuso la división del área de trabajo en tres ámbitos, vinculadas a los tres problemas generales detectados en el barrio: encuentro de la avenida de Blasco Ibáñez con la trama del Cabanyal y puesta en valor de los dos sistemas; encuentro del barrio con el Frente Marítimo, y, por último, trabajo del tejido interior del barrio en búsqueda de las herramientas que concilien los dos ámbitos anteriores entre sí, con la trama y la escala del Cabanyal.

Silvestre Navarro habló de diversas opciones que se valoraron en el taller para el barrio de Cabanyal. Éstas tienen la voluntad de respetar su trazado y fomentar su transversalidad mediante diversas estrategias. Algunas formas de intervenir que valoró en su intervención fueron aprovechar los espacios libres en el entramado del barrio. “Se puede dar valor a los elementos que ya existen en la zona”, afirmó, como los comercios o el mercado, “llenando los huecos que quedan con nuevos elementos, como un centro de día, uno de interpretación o uno de arte, por ejemplo”. El ponente matizó que se trata “de ir poco a poco, y como en un encaje de bolillos, ir mejorando todo este tejido”.

Otra de las sugerencias que aportó consiste en seguir utilizando la calle como espacio social, algo que se lleva haciendo muchos años en el barrio, y a lo que se ha hecho referencia en otras ponencias del Taller Cabanyal. Finalmente, añadió que una de las responsabilidades de los arquitectos es comunicar lo que se puede hacer en la zona. Manifestó que es necesario hacer entender de forma muy directa que el sitio “es fantástico y ofrece muchas oportunidades”, y que hay que transmitirlo especialmente a la gente que no tiene la oportunidad de verlo en los planos.

En el turno de preguntas, la portavoz del Grupo Municipal Socialista Carmen Alborch manifestó que desde el Grupo Municipal se pretende “desmontar la idea de que la única forma de salvar Cabanyal es la propuesta del equipo de gobierno”. Explicó que existen “muchos prejuicios”, y que es “muy complicado” comunicar las propuestas. “Muchos piensan que pase lo que pase, pero que se acabe pronto, y es debido a la degradación que se ha permitido en el barrio”, matizó. “Como el PP ganó en Cabanyal las elecciones europeas, sus políticos creen que ello les legitima y que su opción es la única válida”, manifestó. “Nosotros no estamos en contra de nadie, estamos debatiendo y aportando ideas, en sintonía con lo que creemos que se tiene que trabajar”.

Programa de mañana por la mañana

La sesión de mañana sábado dará comienzo a las 10’30 horas con la ponencia Transformaciones urbanísticas en barrios marítimos: ¿Mercado inmobiliario o desarrollo urbano? a cargo del catedrático de Urbanística de la Universitat Politècnica de Catalunya Antonio Font i Arellano. Reflexionará sobre las transformaciones urbanísticas recientes ocurridas en algunas tramas urbanas históricas del litoral mediterráneo, que por su posición estratégica adquieren un alto valor de cambio en el mercado inmobiliario. Tratará el caso particular del barrio de la Barceloneta en comparación con el de El Cabanyal.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE

El Blog de DuarteEl Blog de Duarte